Santa Filomena

 

Filomena, un joven mártir de la Iglesia primitiva, fue olvidada por la historia hasta el 24 de mayo de 1802, cuando se descubrieron sus restos. El acontecimiento ocurrió en Roma en los días de María Auxiliadora.

Según la tradición, Filomena sería la princesa de la isla de Corfú. A 13 años habría ido a Roma con sus padres para encontrar el emperador romano Diocleciano, que amenazó guerra en su país. El emperador, enamorado de ella, le ofreció el trono de la emperatriz de Roma. Pero Filomena, habiendo consagrado su virginidad a Cristo, rechazó la oferta y fue matada por el emperador.

Ella es patrona de la juventud y prefiere particularmente las niñas y las chicas. Ella alivia a los afligidos y los prisioneros, a los que sufren y a los enfermos, es también la ayuda para los pobres huérfanos. Es una gran ayuda para los estudiantes y para aquellos que tienen los exámenes. Es protectora de los jóvenes novios y muchas veces ha donado la alegría de la maternidad a madres estériles. Asiste y protege a las mujeres en el parto y favorece muchas conversiones.

Oración

¡Oh Gloriosa Santa Filomena, Virgen y Mártir!, ejemplo de fe y esperanza, generosa en la caridad, a Vos suplico, escuchad mi oración. Desde el cielo donde reináis, haced caer sobre mi toda la protección y auxilio que necesito en este momento en que mis fuerzas enflaquecen. Vos que sois tan poderosa junto a Dios, interceded por mi y alcánzadme la gracia que os pido (mencione la gracia que desea recibir).

¡Oh Santa Filomena!, ilustre por tantos milagros, rogad por mí. No me abandonéis, jamás dejéis de mirar como un rayo de esperanza sobre mí y mi familia. Apartad de mí las tentaciones, dad paz a mi alma y bendecid mi casa. ¡Oh Santa Filomena!, por la sangre que derramasteis por amor a Jesucristo, alcánzadme la gracia que os pido (repita ahora su petición).

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santa Filomena, ayúdadme a alcanzar la gracia. Te prometo que seré tu devoto y que manifestaré a otros necesitados lo milagrosa y bondadosa que eres. Amén

Commenti