Internada de urgencia por una hemorragia cerebral fue bautizada según el rito católico

Los diarios ingleses han estado hablando en estos últimos días de la increíble historia de Lucy Hussey-Bergonzi, una joven chica de 15 años. Los acontecimientos comenzaron en 2009.

Después de haber grabado una escena como comparsa en una de las películas de Harry Potter, sufrió un colapso que la obligó a su internación en el Great Ormond Street Hospital de Londres. Los médicos hablaron de hemorragia cerebral, un pronóstico fatal, y tuvieron en vida a la chica a través de máquinas de soporte vital durante cinco días. La causa fue una malformación artero-venosa congénita (AVM). Un equipo de cirujanos procedió a dos operaciones, que se revelaron inútiles. Los médicos, por lo tanto, dijeron a los padres de Lucy que no sobreviviría y los animaron a encontrar el valor para reunir a la familia y decirle “adiós”.

Denise, la madre, expresó entonces el deseo de bautizarla según el rito católico. Durante la ceremonia, después de un momento de oración delante de la cama, donde Lucy estaba intubada y rodeada por máquinas, el sacerdote vertió algunas gotas de agua bendita sobre la cabeza de la muchacha. La madre cuenta: “En ese momento Lucy inmediatamente jadeó y levantó un brazo. En un primer momento pensé que estaba teniendo un ataque epiléptico, pero 24 horas después del bautismo le quitaron los tubos y desconectaron las máquinas”. Las enfermeras que asistieron a la escena, relata el Dailymail, hablan de milagro. Los médicos, también presentes, no logran aún hoy entender cómo pudo suceder esa increíble recuperación, sobretodo es misterioso el modo en que se llevaron a cabo los eventos.

Hoy Lucy tiene 17 años y ha retomado normalmente los estudios, también gracias al apoyo de un logopeda. Ella misma comenta: “Los médicos dijeron que fue un milagro. Lo pensamos también nosotros. No logramos encontrar otra explicación”.

Fuente: Papaboys 3.0