Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Hoy es un día dramático para Connie Yates y Chris Gard. Los aparatos que mantienen con vida a su hijo Charlie en el hospital Great Ormond Street de Londres serán desconectados y tendrán que despedirse de su bebé de diez meses, gravemente enfermo con síndrome de agotamiento mitocondrial.

“Todos los días le prometimos a nuestro hijo que lo llevaríamos a casa. Queremos darle un baño, ponerlo en una cuna en la que nunca ha dormido, pero ahora nos están negando eso”, explican, devastados por el dolor. Unos padres que han luchado por su bebé hasta el triste final, cuando el Tribunal de Estrasburgo rechazó el intento de los padres de someter al pequeño a un tratamiento experimental en EE.UU.

Acompañémosles con nuestra oración y hagamos nuestro el dolor que expresan en este video.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone