Este domingo un hombre armado atacó una iglesia católica en Nigeria dejando 8 personas fallecidas y 18 heridos, también lo confirmó la policía local.

El hecho ocurrió durante la Misa dominical en la iglesia St. Philips Ozubulu, en Ekwusigo, al este de Nigeria.

El comisario de policía, Garba Umar, declaró a la Agencia de Noticias de Nigeria (NAN) que el ataque no se ha realizado por grupo fundamentalista islámico Boko Haram, sino que fue llevado a cabo por una persona de la zona.

“De nuestros hallazgos, está muy claro que la persona que llevó el ataque debe ser un nativo de la zona”, afirmó.

Umar dijo que los restos de los fallecidos fueron depositados en el Hospital Nnewi de la Universidad Nnamdi Azikwe, y que los heridos también habían sido llevados al hospital.

El comisionado de la policía, sobre el incidente, indicó “que los fieles aguardaban el inicio de la Misa del domingo a las 6:00 a.m. en St. Philip Ozobulu, cuando un pistolero vestido con traje negro y con el rostro cubierto con un gorro, entró en la iglesia y se dirigió directamente a una dirección en particular y abrió fuego”.

“El hombre después de disparar a las víctimas de su objetivo siguió disparando, matando e hiriendo a otros fieles”, afirmó, agregando que el agresor hablaba en idioma Igbo.

Sucesivamente, señaló que aunque no se ha realizado ningún arresto, la policía  es consciente de que el ataque siguió a una disputa entre dos nativos de Ozubulu residentes en el extranjero.

El comisionado de policía describió el acto como sacrílego y enfatizó que fue  inapropiado para los autores del acto extender su discusión al interior de una iglesia: “tal conducta muestra que estas personas no temen a Dios”, señaló.

Al final, el comisionado aseguró que la policía está buscando al atacante y dio la seguridad de que todas las personas relacionadas con este acto serán llevados ante la justicia.

Una fuente que estaba presente en lugar dijo que el sacerdote de la iglesia no fue herido en el incidente.