Ante la llegada del huracán Irma al estado de Florida en la madrugada del domingo, la Arquidiócesis de Miami pidió a los fieles encomendarse a la protección de la Virgen de Guadalupe mientras la tormenta avanza por la región.

Con vientos de 210 kilómetros por hora, este huracán de categoría 4 golpeó la zona de Los Cayos y se dirige a Naples, Fort Myers y Tampa.

A través de su página de Facebook, la Arquidiócesis de Miami agradeció a los sacerdotes y seminaristas que rezaron y ofrecieron Misas por la seguridad de todos los fieles el sábado por la noche.

También rogaron la protección de la Virgen de Guadalupe para que así como le habló a San Juan Diego, “sus palabras nos den paz y fe de que todo es posible en Cristo que nos fortalece. Ayúdanos a crecer en fe y confianza”.

“Madre María rezamos por todos aquellos que han sido afectados por los desastres naturales. Conforta a quienes han perdido a sus seres queridos y que deben reconstruir mientras tratan de recuperarse”, indicaron.

Para reconfortar a los fieles que ante el peligro, la Arquidiócesis pidió que recuerden lo que le dijo la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego: “No tengas miedo a ninguna enfermedad, vejación, ansiedad o dolor ¿No estoy aquí que soy tu Madre? ¿No soy su fuente de vida? ¿No estás bajo mi manto?”.

Por su parte, los Obispos de Estados Unidos emitieron ayer un comunicado en el que expresaron que elevan sus oraciones “por todos aquellos que pueden sufrir el impacto, pidiéndole a Dios todopoderoso que guíe las manos firmes de los primeros que respondan y engrandezca los corazones de todos los que pueden ser generosos con sus vecinos que enfrentan el peligro o el desplazamiento de cualquier tipo debido al desastre”.

En su paso por Florida, el huracán Irma ha dejado tres muertos, que se suman a los otros 22 que dejó en el Caribe. También ha dejado a 1,4 millones de personas sin luz. Al llegar a Tampa, el ciclón se debilitó a categoría 2.

Asimismo, a través de su cuenta de Twitter la ciudad de Miami emitió una alerta de tornado para las zonas de Miami-Dade y Broward.

El gobernador de Florida, Rick Scott, explicó que “esta es una tormenta mortal, nuestro estado no ha vivido nada parecido”. También advirtió a la gente que no salga de sus casas.

Fuente: aciprensa.com