La familia Cassidy afirma que el Pontífice curó a su pequeña Ave, una bebé con síndrome de Down que sufría un defecto congénito en el músculo cardíaco: dos pequeños agujeros en el corazón