El presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, y su novia, Melania Trump, encendieron el árbol de Navidad de Washington DC. En esta ocasión el Presidente dio un discurso muy confesional en el que el nacimiento de Jesús y Dios estuvieron muy presentes. Un mensaje que sorprende en un país EEUU acostumbrado a relacionar la Navidad con Santa Claus, el árbol y mensajes más profanos.

Donald TrumpDonald Trump fue muy directo: “Sean cuales sean nuestras creencias, sabemos que el nacimiento de Jesucristo y la historia de su increíble vida cambiaron para siempre el curso de la historia humana. Cada uno de nosotros es un hijo de Dios. Esa es la verdadera fuente de alegría en esta época del año. Eso es lo que hace feliz cada Navidad”, dijo.

“Para los cristianos, este es un tiempo sagrado, la celebración del nacimiento de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo”, siguió Donald Trump: “Estamos llamados a servirnos unos a otros, a amarnos unos a otros y buscar la paz en nuestros corazones y en todo el mundo”.

Tras finalizar el encendido el Presidente expresó: “Ahora, como presidente de los Estados Unidos, es un tremendo honor desearles a Estados Unidos y al mundo una muy feliz Navidad”.

En esta ocasión los The Beach Boys cantaron “Little Saint Nick” y los Texas Tenors “O Holy Night”.