Un “objeto no identificado” golpeó al Papa Francisco en la cara, pero gracias a Dios, al final fue completamente inofensivo, porque era algo así como un pañuelo o un periódico (algunos incluso hablan de un sombrero). Después del impacto, el Papa continuó el viaje, siempre sonriendo.