La Iglesia afirma que “sigue prefiriendo el entierro de los cuerpos, ya que muestra una mayor consideración hacia los difuntos”, sin embargo, “la cremación no está prohibida, a menos que haya sido elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana”. Sin embargo, bajo condiciones precisas:

no pueden no está permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma,

no está permitida la conservación en el hogar (excepto en «casos de graves y excepcionales circunstancias»)

no está permitida la compartición en la familia o la conservación en joyas u otros objetos.

“Las cenizas del difunto, por regla general, deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente”.