Estos hechos sobre la Tilma de Nuestra Señora de Guadalupe son sorprendentes 

 El 12 de diciembre es una fecha muy especial para los católicos, conmemoramos el día en que la Virgen María se le apareció a san Juan Diego.

La Virgen pidió a Juan Diego que tomara unas flores en la Tilma y que las llevara al Arzobispo Juan de Zumárraga, al desplegar la Tilma estaba impresa la Imagen de María.

A continuación les presentamos algunos hechos sobre esta Imagen que ha cautivado a fieles e incluso al mundo de la ciencia:

Sobrevivió a una bomba y el ácido no le afecta:

Durante los transcursos de los años, la Tilma ha sobrevivido al tiempo, pero también sobrevivió a una bomba e incluso en una ocasión le cayó ácido y no le afectó en nada.
El 14 de noviembre de 1921 a las 10:30 de la mañana, Luciano Pérez Carpio subió al altar y a los pies de la Virgen de Guadalupe colocó un enorme ramo de flores con una poderosa bomba.
Los efectos de la bomba fueron catastróficos, se destruyeron gradas, los jarrones, floreros y vidrios de casas cercanas a la basílica se volvieron polvo, pero la imagen de la Virgen de Guadalupe no recibió ni un rasguño.
En 1971, le cayó accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela, 30 días después sin ningún tratamiento se reconstituyó el tejido dañado.

Presenta características humanas:

  • Cuando se toma la temperatura de la fibra de maguey con la que está construida la Tilma, se descubre que mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.
  • Las pupilas de la Virgen han sorprendido a todos, pues se puede observar la escena que ocurrió al aparecérsele a san Juan Diego, en sus pupilas se observan a 13 personas.
  • Con la luz la pupila de la Virgen se contrae y al retirarla, se dilata nuevamente, como si fuera el ojo humano de una persona viva.
  • El 12 de diciembre, es una fecha muy cercana al 24 de ese mes, por lo cual se observa a la Virgen en cinta, un ginecólogo le colocó el estetoscopio debajo del cinturón de la Virgen y sintió latidos rítmicos.

Es imposible de replicar:

Según el ángulo de visión, la imagen cambia ligeramente  de color, un fenómeno conocido con el nombre de iridiscencia, una técnica que no se puede reproducir con manos humanos.

Varios pintores intentaron hacer algunas copias de la imagen y se dieron cuenta de que era prácticamente imposible reproducir fielmente la expresión y los rasgos de la figura. Pues eran producto de una técnica inexplicable, que aprovechaba perfectamente los graves defectos de la trama de la burda tela.

Commenti