Impactantes imágenes de milagros eucarísticos

Milagro de Lancaino (Italia). Este milagro se llevó a cabo en el Monasterio de San Legoziano, de los monjes de San Basilio. La ciencia ha comprobado que la Carne y la Sangre son del mismo grupo sanguíneo encontrado en el Santo Sudario

SIENA - Italia. El milagro ocurrió el 14 de agosto de 1730 y según los informes, los ladrones se infiltraron en la basílica y robaron el sagrario que contiene 351 obleas consagradas. Tres días después, las 351 hostias aparecieron en la caja de limosnas del santuario de Santa María de Provenzano, donde habían sido tomados.

Milagro de Siena (Italia) El milagro ocurrió el 14 de agosto de 1730 y según los informes, los ladrones se infiltraron en la basílica y robaron el sagrario que contiene 351 obleas consagradas. Tres días después, las 351 hostias aparecieron en la caja de limosnas del santuario de Santa María de Provenzano, donde habían sido tomados.

Milagro de Legnica (Polonia).En la Navidad de 2013, una hostia consagrada cayó al piso en la parroquia polaca de Saint Jack, recordó el Obispo en un comunicado, y tras ser recogida fue colocada en un recipiente con agua. Sin embargo, una vez en el agua, aparecieron manchas rojas sobre la Eucaristía de textura singular, que hacía pensar en tejido humano…

Milagro de Daroca (Mexico). El padre José Dolores Castellanos Gudiño, el “Padre Lolo” como lo conocen sus parroquianos de María Madre de la Iglesia en Guadalajara, México, podría haber sido llamado a participar en un auténtico milagro eucarístico: el pasado 24 de julio de la Hostia en el Santísimo comenzó a brotar sangre.

Milagro de Buenos Aires. Ocurrió en la parroquia de Santa María, en Almagro. Tras la misa del 1 de mayo de 1992, cuando un ministro de la Eucaristía fue a hacer la reserva del Santísimo Sacramento encontró dos pedazos de hostia sobre el corporal del Sagrario. Consultó al sacerdote quien le indicó que los colocara en un recipiente con agua para que se disolvieran, como está previsto en estos casos. Durante días no se observó ningún cambio pero una semana más tarde, el viernes 8 de mayo, encontraron que los pedazos tenían un color rojizo, como si fuera sangre.