Milagro: cura del tumor, después de haber tomado la Eucaristía.

Lalo

Milagro: cura del tumor, después de haber tomado la Eucaristía.

“Padre, soy ministro de la Eucaristía y voy a visitar a 16 enfermos, ¿podría darme las hostias?”. Con estas palabras, y con tanto entusiasmo, el señor Lalo se dirigió a su sacerdote y se preparó para llevar el Cuerpo de Cristo a las personas que no podían ir a la iglesia.

Lo extraordinario, sin embargo, fue que, esa persona, regresó al sacerdote para tomar hostias para ser distribuidos, incluso después de la misa de mediodía y la misa vespertina, incansablemente, de modo que el sacerdote, queriendo agradecer por su trabajo altruista, le preguntó qué había ocurrido. Aquí está la respuesta del Señor Lalo:

“Padre, no hay nada que agradecer. Simplemente estoy haciendo algo por Quien me ha devuelto la vida y la salud. Hace tres años sentí que el mundo se derrumbó sobre mí, tuve terribles dolores en todo mi cuerpo. Al principio, no sabían lo que tenía, hasta que me dijeron que era un tumor de columna vertebral.

El señor Lalo se curó porque tomò todos los días la eucarestia.

“Mi vida se ha derrumbado. Caí en una profunda depresión, dejé mi trabajo y no quería que nadie viniera a verme, pero la ministra Rosita insistió tanto que finalmente la dejé venir. Desde entonces, he comenzado a recibir la Sagrada Comunión cada semana.”

Después de tres meses, los médicos no encontraron cáncer en él. “Para mí no fue el médico quien lo dijo, sino Jesús eucarístico quien me recordó: ‘Te di salud para ir juntos a visitar a todos los que lo necesitan “.