“Su hijo es un mueble” no podrá hacer nada. Pure ocurrió algo increíble..

“El año 1997 diagnosticaron a mi Iván con autismo, la siquiatra dijo que ni siquiera podría hablar, que sería un mueble. Les quiero contar que el mueble acaba de egresar de la Universidad. Siento una emoción indescriptible”.

María Cecilia Lovera es muy feliz y orgullosa de su hijo Iván Gutiérrez que se graduara de ingeniero en Informática después de superar un montón de obstáculos: desde bullying hasta los terribles pronósticos médicos.

De hecho una siquiatra le aconsejó que tuviera más hijos, “ya que con este no conseguirá nada“. Y cuando quería ingresarlo a algún colegio, recibió esta respuesta: “¿Por qué quiere que su hijo estudie? Tú hijo no va a poder trabajar en cualquier cosa. Si llega a trabajar va a tener un oficio muy menor. Jardinería, pastelería, esas cosas. Pero ni creas que tu hijo va a aprender otra cosa. Sácate eso de la cabeza”, relata la mujer a LUN.

Mientras estudiaba en la escuela Iván sufrió de bullying (bravuconería). A maltratos y burlas no eran solo de sus compañeros, sino que también de los propios docentes.

“Sus mismos compañeros le decían que no terminaría. Hubo hasta profesores que se lo dijeron pero él siguió adelante ¡Y se graduó!”, afirma orgullosa la madre.

María, durante una entrevista, quiso lanzar un mensaje muy importante:

“Lo que a mi me importa es darle un mensaje de esperanza a las mamás de niños autistas. Uno lo ve todo negro y esto da esperanzas. Yo no lo tuve. Les diría a la mamás que crean en sus hijos y que un médico tiene la obligación de dar un diagnóstico pero no la de poner una lápida sobre un niño”, remató.

Por su parte, Iván también quiso festejar su logro académico y a través de su cuenta de Twitter, compartió el momento junto a sus compañeros de trabajo.