Medjugorje, agua bendita sobre la Virgen: “Si eres Satanás, ¡vete!”

Medjugorje
Funte foto: lalucedimaria

Medjugorje: ¿cómo entendieron los videntes que lo que les hablaba era la Virgen?
Era la duda que atormentaba los 6 niños. Así, el 26 de junio de 1981, durante la tercera aparición, los videntes rociaron la Gospa con agua bendita para asegurarse de que no era una estratagema del diablo.

“Si no es la Virgen se irá. La rociaremos con agua bendita y con sal. Veremos de veras. Llegué y dije ‘En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Si eres la Virgen, permanece con nosotros, si no ¡vete! dijo Vicka. La Virgen respondió Yo soy la Virgen María

Tercer aparición – 26 de junio

El tercer día amaneció tormentoso, y en las familias de los niños también se notaba algo nublado, algo de tensión por el temor a lo que las autoridades comunistas harían cuando se enteraran, además estaban impactados porque, ahora sí, estaban convencidos de que los niños estaban diciendo la verdad, y era una verdad que no podía dejar indiferente a nadie.

La abuela de Vicka, una mujer piadosa y sabia, le aconsejó que llevara consigo una botella de agua bendita, y cuando viera a la aparición la rociara con ella para asegurarse de su procedencia.

Esa tarde, alrededor de las seis, los seis niños del primer día, junto con los dos que se les añadieron la segunda, se dirigieron hacia la colina. Cuando llegaron, se encontraron varios cientos de personas esperandolos, prácticamente todos los vecinos del valle estaban allí.

Al ver a la multitud, los niños se asustaron un poco, pero la aparición comenzó pronto. Vieron una luz brillante, potente, lució tres veces, y nuevamente, los seis niños que estaban allí el día anterior subieron la colina rápidamente, pero no los dos que no estuvieron el segundo día, Milka y otro chico que también se llamaba Ivan, estos dos nunca más vieron a la Virgen.

Todas las personas allí reunidas vieron las luces, y cuando alcanzaron a los niños en lo alto de la colina, los encontraron ausentes, inmutables, con sus caras extremadamente felices, y sólo escucharon sus voces cuando, simultáneamente y sin previo aviso, comenzaron a orar.

En un momento dado, antes de que llegaran los vecinos y familiares, Vicka tomó el agua bendita y roció a la imagen con ella, diciéndola: “Si eres nuestra Madre, quédate con nosotros. Si no lo eres, vete y déjanos en paz”Los niños dijeron que la Virgen se limitó a sonreír.

Ese día los niños le hicieron varias preguntas a la Virgen, Mirjana la preguntó quién era, Yo soy la Virgen María”, respondió.
Ivanka preguntó por qué había venido, ella respondió:. “He venido porque hay muchos creyentes verdaderos aquí y quiero estar con vosotros para convertir y reconciliar al mundo entero”.
La preguntaron: “¿Por qué te apareces a nosotros?, no somos mejores que otros..” y Ella respondió: “Yo no siempre elijo a los mejores..”
“¿Vas a volver?” .. “Sí, a este mismo lugar”.

Cuando la aparición terminó los niños estaban rodeados por una multitud, y todos comenzaron a descender la colina de vuelta a sus hogares; cuál sería su sorpresa cuando encontraron a Marija llorando sin consuelo en un pequeño claro entre los arbustos.
Al parecer, Marija tuvo otra aparición mientras bajaba la colina, la Virgen se le apareció de nuevo, pero de una manera muy diferente a como lo había hecho minutos antes ante todos los niños.
Nuestra Señora iba vestida de negro y lloraba, estaba triste.
Marija, apenada, La preguntó por qué lloraba, y la Virgen María la contestó con uno de sus mensajes más importantes, uno de sus mensajes centrales: “Paz, paz y solo paz” y después repitió dos veces: “La paz debe reinar entre el hombre y Dios, y entre todos los hombres”.
El lugar donde ocurrió está marcado con una cruz de madera en la subida a la colina del monte Podbrdo, entre las esculturas que representan el primer y segundo misterios gozosos del Rosario.

El párroco de Medjugorje, Padre Jozo Zovko, regresó al pueblo en este día. Había pasado una semana fuera para asistir a diversas obligaciones y cuando regresó, Medjugorje no tenía nada que ver con el pueblo tranquilo y sereno que había dejado seis días antes.
El Padre Jozo escucho lo que la gente del pueblo le contó sobre los acontecimiento, y más tarde encontró a los niños y hablo con ellos separadamente. Al principio, el Padre Jozo Zovko, no les creyó y les dijo que fueran prudentes, tratandoles, eso sí, con calma y respeto. Cuando el padre Jozo comenzó a preocuparse seriamente fue esa tarde, cuando vio a los coches de la policía llegar a Medjugorje, pensó en ese momento que los comunistas, enemigos de la iglesia, estaban tramando algo con esos niños para hacerla daño.

En este tercer día se establecieron tres características de las apariciones de Medjugorje que se mantendrían durante las apariciones posteriores: los seis videntes, las apariencias en grupo o individuales, y los mensajes de la Virgen dirigidos no sólo a los videntes, sino a toda la humanidad.

Esa noche Medjugorje ya no era un pueblo más de Bosnia-Herzegovina, anónimo y tranquilo, su nombre y lo que allí estaba pasando se extendió por todas las regiones vecinas.

Puede interesarte -> Medjugorje: de vuelta a casa, no había rastro del tumor
Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí