Padre Pio: desde el confesionario canceló su tumor

Fonte foto: La luce di Maria

“En 1950, mi suegra fue hospitalizada por una operación al seno izquierdo”.

Así comienza la historia de un hombre, que es testigo de una curación, atribuida a la intercesión del Padre Pío. La señora en cuestión tenía un tumor y sus seno ya había sido operado.

El tumor de la mujer estaba muy extendido

Desafortunadamente, sin embargo, el grave malestar no se refería solo a esa área del cuerpo: “Después de unos meses, se necesitaba otra intervención similar, con una nueva hospitalización, al seno derecho”. El tumor se había extendido y los médicos le dieron un período de hospitalización, sin ningún futuro: “Dada la propagación de la enfermedad, los médicos del Policlínico de Milán dieron a la paciente tres o como máximo cuatro meses de vida”.

La suegra del hombre, por lo tanto, tuvo que resignarse a una muerte inminente.

Padre Pio: su milagrosa intercesión salvó la mujer

El nombre de Padre Pio comenzó a circular en las áreas donde la señora estaba en cura: “En Milán, alguien nos habló sobre el Padre Pio y los prodigios atribuidos a su intercesión”.

El convento donde vivía el Padre Pío estaba exactamente al otro lado de la península italiana, pero el hombre no tenía ninguna preocupación: “Me fui inmediatamente a San Giovanni Rotondo. Esperé mi turno para confesarme y cuando llegó le pedí al Padre la gracia de curar a la madre de mi esposa “.

Una petición directa, a la que, tal vez, estaba acostumbrado el padre Pío. Además, recibía personas todos los días, quienes acudían a él por problemas de este tipo y para obtener curaciones físicas y liberaciones espirituales. Y sus palabras siempre trajeron aquel consuelo que fortalece el alma, de todo peso: “El Padre Pío hizo dos largos suspiros y luego dijo: ‘Oremos, oremos todos. Se curará’. Así fue. Mi suegra, después de la intervención, se recuperó y fue personalmente a agradecer al Padre que, sonriendo, le dijo: “¡Vete en paz, hija mía! Va en paz “.

En lugar de unos meses, mi suegra vivió otros diecinueve años, durante los que creció, en ella y en nosotros, la devota gratitud por Padre Pío.”

¡Gracias, Señor, Jesús!

Puede interesarte -> Medjugorje: de vuelta a casa, no había rastro del tumor
Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí