ORACIÓN A SAN HERMENEGILDO

ORACIÓN

San Hermenegildo

De la Iberia, Hermenegildo,
eres esplendor por tu cetro real,
por de mártir la palma;
ésta te la ganó de Jesús el amor,
que entre sus almos mártires colocó tu alma.

¡Cuán grande es tu paciencia en las tribulaciones
para ser fiel a Dios en todas tus promesas!

Nada que te halague jamás tú te propones,
y reprimes cauto tus pasiones aviesas.

Del vicio los estímulos que en ti asoman
¡con cuánta prontitud y afán tú los persigues;
y con pasos y sentimientos que los doman
de la pura verdad la senda siempre sigues!

Nada puede tu padre en ti con sus caricias,
nada el ocio fatal de vida regalada;
el oro y los diamantes tú no los codicias,
y la sed de reinar en ti no puede nada.

Hacerte vacilar no logran las espadas,
ni tampoco el furor del verdugo terrible;
a las glorias del mundo tan codiciadas
prefieres tú la gloria eterna, inmarcesible.

Reinando ya feliz protégenos clemente,
y acoge con amor nuestras humildes preces
mientras que cantamos con ánimo ferviente
la palma singular que tanto tú mereces.

Gloria eterna al Padre, de todo Creador;
gloria eterna al Hijo, de todos Redentor;
al Espíritu gloria todos tributemos;
gloria a los tres sin fin, sin fin todos cantemos.

Amén.

Hacer a San Hermenegildo una petición
con mucha fe y en la esperanza
de que le dará pronto cumplimiento.

Rezar 3 Padre Nuestro.

Fuente