San Marcos de León

Judío por su origen, probablemente nació fuera de Palestina, de una familia rica. San Pedro, que lo llama “mi hijo”, lo tuvo ciertamente consigo en los viajes misioneros en Oriente y en Roma, donde habría escrito el Evangelio. Además de la familiaridad con San Pedro, Marcos tiene una larga comunidad de vida con el apóstol Pablo, que encontró con en el 44, cuando Pablo y Bernabé lo llevaron a Jerusalén, la colecta de la comunidad de Antioquía.

En el camino de vuelta, Bernabé tomó consigo a su joven sobrino Marcos, que más tarde estará al lado de San Pablo en Roma. En 66 San Pablo nos da la información más reciente sobre Marcos, escribiendo de la prisión romana a Timoteo: “Toma a Marcos. Yo también puedo necesitar sus servicios”. El evangelista probablemente murió en el 68, por causas naturales, según un relación, o de acuerdo con otra como un mártir, en Alejandría de Egipto. Los Hechos de Marcos (siglo IV) refieren que el 24 de abril, fue arrastrado de los paganos en las calles de Alejandría atadas con cuerdas alrededor de su cuello. Enviado a la cárcel, el día después de que sufriera el mismo tormento terrible y sucumbió. Su cuerpo, incendiado, se salvó de la destrucción por los fieles. Según la leyenda, dos comerciantes venecianos traerían el cuerpo en el 828 en la ciudad de Venecia. (Avvenire)

La figura del evangelista Marcos, es conocida sólo por lo que se refieren Los Hechos de los Apóstoles y algunas cartas de San Pedro y San Pablo; ciertamente no fue un discípulo del Señor, y probablemente no lo conoció tampoco, aunque algunos estudiosos la identifican con el niño, que según el Evangelio de Marcos, siguió a Jesús después de la detención en el huerto de Getsemaní, envuelto en una sábana; los soldados trataron de agarrarlo y él se escapó desnudo, dejando la sábana en sus manos. Aquel chico era Marcos, el hijo de viuda rica, María, que estaba ofreciendo al Maestro a su casa en Jerusalén y el anexo Huerto de los Olivos. En la gran sala de su casa, se consumió la última cena y allí se reunieron los apóstoles después de la pasión y hasta el Pentecostés. Lo que es seguro es que fue uno de los primeros bautizados por Pedro. San Marco Evangelista es el santo patrón de Venecia. De acuerdo con la antigua tradición de Venecia, un ángel en forma de un león alado habría dirigido al santo, naufragado en las lagunas, las palabras “Pax tibi Marce, evangelista meus. Hic “requiescet Corpus tuum. (La paz sea contigo, Marcos, mi evangelista. Aquí descansará su cuerpo.) preanunciándole que en aquellas tierras haría encontrado un día descanso y culto a su cuerpo. La República de Venecia asumió el león alado, llamado león de San Marcos como su símbolo.

También hay que recordar que el mismo San Marcos, representado como un león, es típico de la iconografía cristiana que deriva de las visiones proféticas contenidas en el verso del Apocalipsis de San Juan ( ‘4,7).

También puede interesarte: Oración a San Marcos de León para pedir trabajo, dinero y prosperidad

Commenti