La historia de un milagro poco conocido de Don Bosco y María Auxiliadora

La presencia de Don Bosco en la ciudad italiana de Génova está ligada ad algunos milagros como el que cuenta el sacerdote salesiano P. Mauricio Verlezza.

El P. Verlezza, responsable de la Obra de Don Bosco en Sampierdarena (Génova), contó que el santo sacerdote celebró una Misa en 1872 en la que participaba una gran cantidad de benefactores.

María Auxiliadora: un pequeño milagro

Al final, y  después de escuchar su catequesis, todos pasaron por la sacristía de la Catedral de San Siro para recibir la bendición. A cada uno le regalaba una medallita de María Auxiliadora. “Las medallitas que tenía en una pequeña bolsa eran muy pocas y el milagro fue que todos pudieron recibirla, pese a que la bolsita que el secretario le dio a Don Bosco realmente tenía poquísimas”.

El sacerdote, también, explicó: “San Juan Bosco miraba sus sueños misioneros con un mapamundi que se conserva en el pequeño cuarto en el que reposaba durante su permanencia en Sampierdarena”.

“Uno solo es mi deseo: que sean felices en el tiempo y en la eternidad”, dejó escrito a sus jóvenes Don Bosco, que San Juan Pablo II declaró “padre y maestro de la juventud”.

San Juan Bosco entró a la Casa del Padre el 31 de enero de 1888, después de haber hecho lugar aquella frase que le dijo a su alumno Santo Domingo Savio: “aquí hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres”.

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí

Commenti