Novena a la Preciosísima Sangre de Cristo- Quinto día

PREPARACION

(Se reza cada día de la novena)

Los Santos del Apocalipsis cantan fervorosamente: “Con tu Sangre has comprado para Dios gentes de toda tribu, lengua, pueblo y nación; has hecho de ellos una dinastía sacerdotal, que sirve a Dios y reina sobre la tierra” Ap. 5:9.

Nosotros ahora nos unimos a este clamor celestial, y en la comunión del Espíritu con todos los santos de la tierra, y venerando esa Sangre divina que nos rescato
del poder de las tinieblas y nos traslado  al reino de la luz, rendimos culto reverente a Dios, como pueblo sacerdotal que somos. Col. 1: 13 y 20.

Cristo Jesús, Cordero de Dios, que nos has salvado con tu sangre, ¡te alabamos!,¡te bendecimos!, ¡te adoramos!,¡te damos gracias rendidas!, Y te pedimos la salvación de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada. Amen.

Día quinto

Leo en la Palabra de Dios.-¡Bebed, pues esta es mi sangre!” (Mateo 26: 27-28). “El cáliz de la bendición que consagramos, ¿no es comunión con la Sangre de Cristo”. “Cuantas veces coméis este pan y bebéis este cáliz, proclamáis la muerte del Señor hasta que el vuelva” (I Corintios 10:16; 11:26).

Padrenuestro

¿En que hago consistir yo mi devoción a la Sangre de Cristo? En oraciones, ciertamente. Pero jamás podre buscar otro punto en que centrar esa mi devoción como la Eucaristía. Recibo la Sangre de Cristo en la Comunión. En la Comunión me comunica la Sangre divina toda su fuerza. En la Comunión me aseguro para siempre el fruto de la salvación que Cristo me gano al derramar su Sangre por mi. ¿Comulgo todas las veces que puedo y de la mejor manera que puedo?…

Eres bebida del Cielo, eres vino embriagador. Eres amor y alegría, ¡Cáliz de la salvación!

Oración. Señor Jesucristo, hazme beber con ansia tu Sangre, Vino Nuevo del Reino, y prenda de las delicias que me embriagaran en la Patria celestial. Amen.

ORACION

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del Costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. ¡OH buen Jesús, óyeme! Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de ti. Del enemigo malo, defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a ti, para que con tus santos te alabe, por los siglos de los siglos. Amen, Aleluya, Amen.

Puede interesarte -> Novena a la Preciosísima Sangre de Cristo – Cuarto día

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí