Solemnidad de la Asunción de la Virgen María,  defensora de los cristianos

La fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, se celebra el 15 de agosto. Esta fiesta tiene un doble objetivo: La feliz partida de María de esta vida y la asunción de su cuerpo al cielo.

La Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, terminado el curso de su vidaterrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial”, así dice la constitución apostólica “Munificentissimus Deus”, palabras con las que el Papa Pío XII, en 1950, proclamó esta verdad de fe

“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María: ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas. María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”. Homilía de Benedicto XVI (2010)

Hace unos años, San Juan Pablo II, hablando de este dogma de la Asunción en 1997 explicó que “en efecto, mientras para los demás hombres la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio”.

En 2013 el Papa Francisco dijo que “María nos acompaña, lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en el combate contra las fuerzas del mal”.

Commenti