Juan Pablo II: aquel episodio particular que caracterizó su vida de santidad

Papa Juan Pablo II, este episodio particular de su vida da testimonio de su camino de santidad que lo ha distinguido.

San Juan Pablo II

Podría haber muchos episodios que contar, conocidos y menos conocidos, sobre el amor que los fieles tenían hacia él. Les proponemos uno, de cuando Wojtyla era sólo un sacerdote.

Su gesto de caridad hacia una mujer

Estamos en la Roma de la posguerra, en 1946. Karol Wojtyla era solo un sacerdote. El episodio que vamos a contarles representa un gesto de gran compasión que la joven Karol hizo hacia una pobre mujer.

En una tienda de comestibles entra una señora que se acerca al mostrador con aire triste, actitud dada por la naturaleza de la petición. La mujer, de hecho, estaba en la miseria. Su marido, que regresaba de la guerra, estaba mutilado y no podía ir a trabajar. Por eso, estaba dividida entre el cuidado de sus siete hijos y la necesidad de trabajar.

El comerciante no quiso ayudar a esa mujer

Ella le rogó al comerciante que le diera los productos a crédito, pero él se negó categóricamente. Ella, desesperada, se arrodilló y empezó a suplicar pero el hombre, inflexible, dijo que no

Detrás de la señora había un joven sacerdote que decía: “¡Dale lo que necesites, yo te lo pagaré!”. El dueño de la tienda se mostró muy escéptico: la ropa del cura mostraba que no tenía mucho dinero. Pero el joven sacerdote respondió: “Hagamos esto. La señora pondrá su lista de la compra en la balanza y yo le pagaré tanto dinero como pese su lista ”.

El comerciante sabía que una hoja de papel no podía pesar tanto como un producto. Entonces, para burlarse del sacerdote, aceptó y le pidió a la mujer que pusiera la lista en la balanza. La mujer escribió algo y puso el papel allí. De manera incomprensible, el platillo de la balanza bajó. Se recuperó solo después de que el hombre había puesto, en el otro plato, todos los productos que la mujer quería, sin siquiera mirar su lista.

Karol: “Ahora sabes cuánto pesa una oración”

Pero en lugar de una lista de compras, encontró una oración: “DIOS MÍO, CONOCES MI SITUACIÓN Y SABES LO QUE NECESITO. ¡PONGO TODO EN TUS MANOS!”. Estupefacto, el comerciante miró al sacerdote, quien le dijo: “Ahora sabe cuánto pesa una oración”.

Puede interesarte -> Oración para implorar favores por intercesión del Santo Juan Pablo II

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí