El DRAMA del Cosmopolitismo es el verdadero enemigo de nuestra existencia

Cosmopoliticismo drama
Según la gélida presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, Europa aún tendrá que acoger a millones y millones de inmigrantes, especialmente de África.

De hecho sólo la España, una pequeña parte del continente europeo en el 2050 debe imperativamente ser complementada por un mínimo de 5 millones de extranjeros, por razones de reequilibrio económico y para combatir el insidiosa índice de la  baja natalidad ibérica.

Figuras internacionalista “burguesa” en senso delnociano como la Lagarde viven en burbujas de jabón artificiales, completamente desconectado de la realidad de todos los días y daría razón a los que denuncian la dominación conclamada de la clase super-cosmopolita sobre los intereses reales de la gente común (se ver el ensayo riguroso sobre el tema de Michel Geoffroy, la superclase mundial contre les peuples, Via Romana, 2018).

Hoy es fácil escuchar hablando de modo critico, del  nuevo orden mundial, de globalismo o de relativismo ético. Pero éstas corrientes ideológicas encuentran un punto de unión en el cosmopolitismo, un término más raro pero quizás más apropiado para la realidad contemporánea.

El cosmopolitismo es una visión del mundo bastante arcaica que algunos consideran que resale a Diogene el cínico  (412-323 AC), el cuál , según su biógrafo Diógenes Laercio, sería el primero que habría usado la palabra griega cosmopolita, en el sentido etimológico de habitantes del mundo (cosmos) más que una ciudad y una patria (polis). Como se puede ver a continuación, los progresistas y laicos  hacen dar absurdos saltos  atrás a la humanidad,,, al Estado de derecho que tiene entre sus presupuestos  insuperables, la distinción neta entre nacionales y extranjeros, hasta Diógenes el cínico!

Y que en nombre del universo rechaza la pequeña Patria que lo vió nacer, es un sin raíces y alienado como el que pondría en el mismo nivel  los hijos del prójimo y los propios. Jesús mismo, un ejemplo de amor sin límites, ha preferido sus propios  padres María y José a los padres de otros, y sus discípulos a los discípulos de otros maestros.

El pensamiento cosmopolita de hoy coincide con el llamado pensamiento único o pensamiento dominante (totalitario), y sus mentiras, filmando y propagando en todas partes, forma la doxa común de las sociedades líquidas y sin forma de hoy. Esta liquidez, descrita por el sociólogo Zygmunt Bauman, es destinada a destruir  toda tradición, todo el conocimiento y todas las verdades científicas y morales que no se adaptan a la voluntad hegemónica de los patrones del vapor.

El ADN del cosmopolitismo está en lo siguiente se espera que se derrumbe todas las fronteras que dividen lo verdadero de lo falso, el bien delmal, la bello de lo feo, lo natural de lo artificial. La preferencia de la propia nación por las otras es natural, entonces debe ser demolida, comenzando a inculcar el internacionalismo en la escuela primaria y en las guarderías. La preferencia por su familia es también natural e innata, y luego también va saboteado, y condenado como ‘familismo amoral’ (según la famosa expresión de Edward Banfield). ¿La heterosexualidad es productiva mientras que la homosexualidad no? No importa, es mejor ser raro (extraño) que convencional y tradicional: la tradición para los gobernantes cosmopolitas siempre es algo sospechoso.

En los años 60 y 70 del siglo XX, Europa comenzó a registrar un aumento significativo de la migración. Y la razón principal por la que estas migraciones fueron favorecidos por los gobiernos se encontraba en las solicitudes expresas de los administradores y clases industriales y dependía de la mano de obra barata, para reducir los salarios y contener las conquistas sindicales. Éste discurso también lo hizo la izquierda y fue compartido por muchos sociólogos y analistas.

Después de la crisis económica del milenio (2008-2018), y con una  desocupación importante y estable, especialmente en la zona del euro (en comparación con los países libres de euros como Suiza, Noruega, Gran Bretaña y Hungría), la invasión a la inmigración está justificada de una nueva forma por las clases dominantes del cosmopolitismo y la tercera pierna antipopular de la izquierda (los llamados idiotas útiles).

La super clase mundial, representada por los magnates como Soros y Benetton o políticos como Obama, Pedro Sánchez y Matteo Orfini, tiene un enemigo común, por los medios de comunicación renombrado populismo. Etimológicamente, nada más que la defensa prioritaria de la nación y de las personas, y de la homogeneidad cultural nacional. Los progresistas de Occidente, sustituyendo el colectivismo con el multiculturalismo, ya no captan el sentido de la historia y contribuyen así a crear fuegos fatales y hogueras culturales para presuntos  racistas.

Este cosmopolitismo quiere fabricar a toda costa sociedades no homogéneas, ignorando que la homogeneidad (étnica, cultural y religiosa) de los pueblos es un factor de la solidaridad social, de seguridad psicológica de los ciudadanos, de unidad profunda entre hombres y mujeres. Las sociedades se vuelven caóticas en proporción a su  falta de homogeneidad cultural y las  sociedades multirraciales tienden a convertirse en sociedad multirracistas, lleno de más o menos abierta guetos: guetos chinos, africanos, latinos, filipinos …

Es imposible recrear fuertes lazos sociales, en ausencia de un proyecto común de civilización. Tampoco es posible redescubrir y compartir una forma de civilización sin una religión común (al menos en el sentido cultural de la palabra, como la religión civil de los cristianos anónimos y no practicantes).

Pero la Iglesia misma, que durante siglos sirvió de punto de unión para la civilización europea, parece estar dividida en estos temas cruciales de la actualidad. Si los obispos de Hungría y Polonia están en sintonía con el proyecto político de fortalecer la identidad de los respectivos presidentes Orbán y Duda, los obispos de otros países, como Alemania y Francia, que parecen inclinados al cosmopolitismo hegemón, incluida la lucha contra todos tipo de frontera (cultural, nacional, ética …).

Las guerras entre los pueblos de Europa, que ensangrentaron el  Novecientos  causaron más de 50 millones de muertes, parecen afortunadamente solo recuerdos del pasado. Pero somos testigos de guerrillas no denunciadas dentro de los pueblos y las metrópolis, y la guerra civil, incluso por los antiguos, se consideró el máximo de desastres.

La política revolucionaria que nos promete con cierta irreverencia Matteo Salvini y Luigi Di Maio se centrará en esta lucha decisiva por la civilización o se limitará a gestionar el presente. Quién vivirá verá. del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, Europa aún tendrá que acoger a millones y millones de inmigrantes, especialmente de África.
De hecho sólo la España, una pequeña parte del continente europeo en el 2050 debe imperativamente ser complementada por un mínimo de 5 millones de extranjeros, por razones de reequilibrio económico y para combatir el insidiosa índice de la  baja natalidad ibérica.

Figuras internacionalista “burguesa” en senso delnociano como la Lagarde viven en burbujas de jabón artificiales, completamente desconectado de la realidad de todos los días y daría razón a los que denuncian la dominación conclamada de la clase super-cosmopolita sobre los intereses reales de la gente común (se ver el ensayo riguroso sobre el tema de Michel Geoffroy, la superclase mundial contre les peuples, Via Romana, 2018).

Hoy es fácil escuchar hablando de modo critico, del  nuevo orden mundial, de globalismo o de relativismo ético. Pero éstas corrientes ideológicas encuentran un punto de unión en el cosmopolitismo, un término más raro pero quizás más apropiado para la realidad contemporánea.

El cosmopolitismo es una visión del mundo bastante arcaica que algunos consideran que resale a Diogene el cínico  (412-323 AC), el cuál , según su biógrafo Diógenes Laercio, sería el primero que habría usado la palabra griega cosmopolita, en el sentido etimológico de habitantes del mundo (cosmos) más que una ciudad y una patria (polis). Como se puede ver a continuación, los progresistas y laicos  hacen dar absurdos saltos  atrás a la humanidad,,, al Estado de derecho que tiene entre sus presupuestos  insuperables, la distinción neta entre nacionales y extranjeros, hasta Diógenes el cínico!

Y que en nombre del universo rechaza la pequeña Patria que lo vió nacer, es un sin raíces y alienado como el que pondría en el mismo nivel  los hijos del prójimo y los propios. Jesús mismo, un ejemplo de amor sin límites, ha preferido sus propios  padres María y José a los padres de otros, y sus discípulos a los discípulos de otros maestros.

El pensamiento cosmopolita de hoy coincide con el llamado pensamiento único o pensamiento dominante (totalitario), y sus mentiras, filmando y propagando en todas partes, forma la doxa común de las sociedades líquidas y sin forma de hoy. Esta liquidez, descrita por el sociólogo Zygmunt Bauman, es destinada a destruir  toda tradición, todo el conocimiento y todas las verdades científicas y morales que no se adaptan a la voluntad hegemónica de los patrones del vapor.

El ADN del cosmopolitismo está en lo siguiente se espera que se derrumbe todas las fronteras que dividen lo verdadero de lo falso, el bien delmal, la bello de lo feo, lo natural de lo artificial. La preferencia de la propia nación por las otras es natural, entonces debe ser demolida, comenzando a inculcar el internacionalismo en la escuela primaria y en las guarderías. La preferencia por su familia es también natural e innata, y luego también va saboteado, y condenado como ‘familismo amoral’ (según la famosa expresión de Edward Banfield). ¿La heterosexualidad es productiva mientras que la homosexualidad no? No importa, es mejor ser raro (extraño) que convencional y tradicional: la tradición para los gobernantes cosmopolitas siempre es algo sospechoso.

En los años 60 y 70 del siglo XX, Europa comenzó a registrar un aumento significativo de la migración. Y la razón principal por la que estas migraciones fueron favorecidos por los gobiernos se encontraba en las solicitudes expresas de los administradores y clases industriales y dependía de la mano de obra barata, para reducir los salarios y contener las conquistas sindicales. Éste discurso también lo hizo la izquierda y fue compartido por muchos sociólogos y analistas.

Después de la crisis económica del milenio (2008-2018), y con una  desocupación importante y estable, especialmente en la zona del euro (en comparación con los países libres de euros como Suiza, Noruega, Gran Bretaña y Hungría), la invasión a la inmigración está justificada de una nueva forma por las clases dominantes del cosmopolitismo y la tercera pierna antipopular de la izquierda (los llamados idiotas útiles).

La super clase mundial, representada por los magnates como Soros y Benetton o políticos como Obama, Pedro Sánchez y Matteo Orfini, tiene un enemigo común, por los medios de comunicación renombrado populismo. Etimológicamente, nada más que la defensa prioritaria de la nación y de las personas, y de la homogeneidad cultural nacional. Los progresistas de Occidente, sustituyendo el colectivismo con el multiculturalismo, ya no captan el sentido de la historia y contribuyen así a crear fuegos fatales y hogueras culturales para presuntos  racistas.

Este cosmopolitismo quiere fabricar a toda costa sociedades no homogéneas, ignorando que la homogeneidad (étnica, cultural y religiosa) de los pueblos es un factor de la solidaridad social, de seguridad psicológica de los ciudadanos, de unidad profunda entre hombres y mujeres. Las sociedades se vuelven caóticas en proporción a su  falta de homogeneidad cultural y las  sociedades multirraciales tienden a convertirse en sociedad multirracistas, lleno de más o menos abierta guetos: guetos chinos, africanos, latinos, filipinos …

Es imposible recrear fuertes lazos sociales, en ausencia de un proyecto común de civilización. Tampoco es posible redescubrir y compartir una forma de civilización sin una religión común (al menos en el sentido cultural de la palabra, como la religión civil de los cristianos anónimos y no practicantes).

Pero la Iglesia misma, que durante siglos sirvió de punto de unión para la civilización europea, parece estar dividida en estos temas cruciales de la actualidad. Si los obispos de Hungría y Polonia están en sintonía con el proyecto político de fortalecer la identidad de los respectivos presidentes Orbán y Duda, los obispos de otros países, como Alemania y Francia, que parecen inclinados al cosmopolitismo hegemón, incluida la lucha contra todos tipo de frontera (cultural, nacional, ética …).

Las guerras entre los pueblos de Europa, que ensangrentaron el  Novecientos  causaron más de 50 millones de muertes, parecen afortunadamente solo recuerdos del pasado. Pero somos testigos de guerrillas no denunciadas dentro de los pueblos y las metrópolis, y la guerra civil, incluso por los antiguos, se consideró el máximo de desastres.

La política revolucionaria que nos promete con cierta irreverencia Matteo Salvini y Luigi Di Maio se centrará en esta lucha decisiva por la civilización o se limitará a gestionar el presente. Quién vivirá verá.