ESCAPULARIO DE LA SANTA MARÍA VIRGEN DE GUADALUPE – CONSAGRACIÓN –

Madre Santa María de de Guadalupe, yo me consagro a Tí como el más pequeño de tus hijos, y te ofrezco mi corazón para que sea templo vivo de Dios donde tengas Tú siempre un altar.

Quiero llevar siempre conmigo tu santo escapulario como prenda de tu Maternal promesa: “¡No temas hijo mío! ¡No estás en mi regazo? ¡No corres por mi cuenta?” Dame fuerza, Madre Misericordiosa, para vencer en todos los peligros que me llevan a ofender a Dios.

Pido a Tu Corazón Inmaculado me alcance el perdón de Tu Hijo Jesús, y que su divino Corazón reine en mi vida, en mi hogar, en mi Patria y en el mundo entero. Amén.