Medjugorje: Vicka cuenta el secreto de los rosarios venido del cielo

Medjugorje

Hay muchas curiosidades y misterios que aún rodean la vida de los seis videntes de Medjugorje. Entre estos hay uno que precede al período de las apariciones marianas y que, en cierto sentido, las anticipa y está vinculado a Vicka.

Los dos rosarios aparecieron de la nada

Un día, la pequeña Vicka tuvo que ir con su hermano para recoger la madera con la moto de nieve, tan pronto como se acercó al vehículo, el hermano notó dos collares abandonados en el asiento, dos rosarios inusuales, uno con un crucifijo que mostraba los 14 estaciones de la Vía Crucis y la otra con un crucifijo adornado con reliquias.

Los dos niños no sabían lo que era y miraron esos dos objetos sagrados durante mucho tiempo, sin comprender su presencia allí en el asiento. Pensaron, por lo tanto, que era un regalo para la madre y la abuela que, según Vicka, rezaban muy poco. Al regresar a casa, se los entregaron a su madre, quien les preguntó quién había traído los rosarios y dijeron que no sabían, por lo que la mujer recorrió el pueblo en busca de los dueños, pero sin ningún resultado.

Medjugorje
Los visionarios Vicka y Jakov en el época de las primeras apariciones.

El padre Janko, que ya conocía la historia de los rosarios en una entrevista hace unos años, le preguntó al vidente si finalmente había descubierto quién había entregado los dos rosarios y por qué no había pedido consejo a la Virgen en este asunto. La vidente, casi sorprendida, le respondió:

“Si, claro, les preguntamos. Le pregunté de dónde venían y con qué propósito nos fueron entregados y ella simplemente respondió que es un regalo de Dios y que son para nuestro bien “.

En resumen, incluso antes de aparecerle, la Virgen se puso en contacto con Vicka para dirigirla al mensaje que luego habría compartido con otros: “El mundo sufre y es necesario que todos oren más para que el mal desaparezca por siempre”.