Por qué reconocerse pecadores, según el mensaje de Medjugorje

Nuestra Señora nos habla todos los días desde Medjugorje. ¿Qué nos quieres decir hoy? Un estímulo, una exhortación, una corrección amorosa para nuestra vida

Medjugorje

La Virgen María apareció en muchos lugares de la Tierra y en muchas épocas históricas, siempre subrayando el objetivo final de su venida, que es la conversión auténtica de nuestros corazones, y advirtiendo que el tiempo de su cuidado terminaría, tarde o temprano.

En Medjugorje, en particular, María confió, y confía, a los videntes innumerables mensajes, que nos invitan a tomar a su Hijo Jesucristo como ejemplo y a seguir siempre sus pasos, sus enseñanzas.

Maria dice: “Un corazón impuro no puede cumplir con las cosas rectas”

Medjugorje
Medjugorje

Medjugorje – Mensaje, 2 de julio de 2011

“Queridos hijos: a causa de vuestra unión con mi Hijo os invito a dar un paso difícil y doloroso: Os invito al reconocimiento completo y confesión de los pecados, a la purificación. Un corazón impuro no puede permanecer en mi Hijo y con mi Hijo. Un corazón impuro no puede dar fruto de amor y de unidad. Un corazón impuro no puede cumplir con las cosas rectas y correctas, no es ejemplo de la belleza del Amor de Dios frente aquellos que están alrededor suyo y que no lo han conocido. Vosotros hijos míos, reuníos en torno a mí llenos de entusiasmo, de deseos y de expectativas, sin embargo Yo oro al Buen Padre, para que por medio del Espíritu Santo de mi Hijo, ponga la fe en vuestros corazones purificados. Hijos míos, escuchadme, encaminaos conmigo. ”

Reflexión sobre el mensaje de Medjugorje para hoy

¡La Reina de la Paz nos revela que nos necesita! Lo hace como una madre que llama a sus hijos con inmenso amor y los invita a comportarse bien. La invitación que nos hace es permanecer cerca de ella y mostrar a los hermanos, que no la conocen, cómo protegernos, hasta el final.

Puede interesarte -> Medjugorje la Virgen como ser el mas pequeño el mas rico en humildad

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí