El coronavirus llega a Medjugorje: la reacción es de gran fe

El coronavirus llega a Medjugorje, y la reacción es de gran fe. Esta noticia es, en primer lugar, una invitación a orar por los habitantes de Medjugorje, que también están involucrados en la lucha contra COVID-19. Especialmente por los frailes y monjas afectados por el contagio, que siempre han rezado por nosotros los peregrinos en Medjugorje. Ahora nos toca a nosotros apoyarlos. La noticia fue dada por el Padre Tomislav Pervan, teólogo, ex provincial de la Provincia Franciscana de Herzegovina, que ahora está en servicio como director espiritual y confesor en el convento de las monjas en el área de Miletina, cerca de Medjugorje. A través de una carta con tonos serenos y llena de abandono a Dios, informó a los feligreses de que él mismo, otro fraile y tres hermanas más eran positivos al coronavirus. La carta se ha publicado también en el portal de Herzegovina.

A continuación, la versión en castellano de la carta del Padre Pervan.

Queridos, les comunico una triste noticia.

El coronavirus ha entrado en el monasterio donde he vivido durante siete años. Soy el sacerdote de las Hermanas, y todos los días estuve en la parroquia de Medjugorje sirviendo como predicador y confesor. He sido confesor durante más de 20 años. Gracias al Señor. Ayer hicimos la prueba, yo y otro fraile, y tres hermanas más. Todos somos positivos.

Si recordáis bien, el miércoles por la mañana os pedí que rezarais por el Santo Padre que también está en peligro, y en vuestras oraciones también puse mis intenciones personales. Algunas personas interpretaron esto como si algo estuviera mal.

El martes por la tarde tuve fiebre, sentí escalofríos y frío. Típico de mí cuando tengo la gripe. Debilidad y temblor en las entrañas. Por la mañana ya tenía una temperatura que no superaba los 37,7-8. Inmediatamente llamé a mi hermana que me dio un medicamento. Así que, en ese aspecto estaba bien. En los últimos días la fiebre estaba bajando y no subiendo como es típico en los pacientes con coronavirus.

No tuve ningún problema respiratorio en particular, ni con mis pulmones ni con mis bronquios. Respiraba con normalidad, sin ninguna molestia, sin esas sensaciones de ardor de los que la gente habla. Pensé que era una gripe anual normal. Ésos eran los síntomas. La fiebre estaba en el límite, unos 37 grados, un poco menos, un poco más. De todos modos, me hice la prueba ayer y dio positivo. En definitiva, una infección leve.

Desde el día en que entró en vigor la prohibición del tráfico para las personas mayores de 60 años (el padre Pervan tiene 73 años), no fui a ningún sitio fuera de esta casa y este patio, y tampoco tenía acceso al coche; seguía las normas.

Pero alguien trajo el virus a casa. En la casa hay 23 monjas ancianas que han pasado sus vidas dedicándose a Dios y a la Iglesia. Pero todavía persisten en la oración. Están en peligro. No sé cómo habría sido el cuadro completo si todas las hermanas se hubiesen sometido al test. Probablemente habría habido más casos de contagio. Y bueno, todos están ahora en las manos del Señor y de los médicos.

El fraile quiso entonces aclarar cómo se produjo el contagio para silenciar las charlas innecesarias. Y como él mismo dice, es muy probable que contrajera el virus de una monja que estaba en Roma y que regresó a Croacia el 6 de marzo, claramente sin saber que era positiva al COVID-19, para participar en los ejercicios espirituales en Bijelo Polje.

De allí pasó a visitar el convento donde vivió durante años, el mismo convento donde reside el fraile. Su salud está actualmente en buenas condiciones. En opinión de los médicos, ha pasado la fase más crítica, y ahora debe seguir la terapia prescrita. El Padre Pervan confió todo en las manos del Señor: “Espero que todo salga bien, con la ayuda del Señor”.

Por favor, incluyan a nuestro monasterio y a las hermanas en sus oraciones porque los tres trabajaban en la Aldea de la Madre. ¡Pidamos al Señor que nos quite este mal! Gracias a Dios. Tomislav Pervan”

Así concluye la carta del Padre Pervan, con una invitación a rezar por ellos. A lo que se añade la invitación de Vicka a rezar. Anoche la vidente pidió que rezaran juntos los misterios de Gloria, a las 9 de la noche.

Fuente: virgendemedjugorje.org