Coronavirus, anciana se conmueve al recibir la Eucaristía después de 5 meses

Una anciana se conmueve al recibir la Eucaristía después del lockdown.

El video, muy emocionante, testifica la importancia de Cristo en la vida de los fieles, y el hecho de que la Eucaristía es el centro de la vida cristiana, la presencia real del cuerpo del Señor y fuente de alegría y vida eterna.

La señora se conmueve con la Eucaristía. El vídeo se vuelve viral

El video, grabado el domingo 9 de agosto por la sobrina de la anciana, Natália Muniz, fue posteriormente publicado en Facebook. En poco tiempo, la reacción de la red fue masiva, muestra de que el video ha generado un gran bien en el corazón de las personas.

Pero al mismo tiempo estás indisolublemente unido ante el Señor, gracias a la Fuente de la vida cristiana, la Eucaristía.

“En la pandemia, los ancianos sufrieron por la falta de misa”

Gostaria de compartilhar com vocês um acontecimento muito emocionante que acabei de presenciar: Minha avó recebendo o Corpo de Cristo depois de 5 meses. Com essa pandemia, os idosos são os que mais sofrem por não poder participar das missas presencialmente, minha avó participa das missas todos os dias pela televisão, é uma cristã devota e esse momento com certeza foi um dos momentos mais marcantes não só para ela, como para nós também ❤️ Gratidão meu Deus por enviar seus servos. Minha avó sempre repete uma frase que o querido padre José dizia: "Se você não pode ir até a igreja, a igreja vai até você." E hoje eu pude testemunhar isso com os meus próprios olhos!

Pubblicato da Natália Muniz su Domenica 9 agosto 2020

La chica, al difundir el vídeo en la red, también decidió adjuntar un breve comentario

Natália escribió: “Me gustaría compartir con ustedes un evento muy emotivo que acabo de presenciar: mi abuela recibe el Cuerpo de Cristo a los 5 meses”.

Luego prosiguió explicando que “con esta pandemia, los ancianos son los que más sufren por no poder ir personalmente a misa”.

“Mi abuela siempre repite una frase que solía decir el querido padre José: ‘Si no puedes ir a la iglesia, la iglesia vendrá a ti’. ¡Y hoy pude testimoniarlo con mis propios ojos! “