Medjugorje: hay un lugar donde estamos protegidos de la acción del maligno

La llamada de la Virgen a Medjugorje para vivir en la escuela de la oración es para todos los días, ella misma nos dice: “¡Queridos hijos! Los invito a vivir diariamente los mensajes que Yo les doy”.

Medjugorje
Fuente: lalucedimaria

Y en particular, hoy, nos llama a proteger nuestra alma, a protegernos de la acción de Satanás que quiere nuestra perdición eterna.
¿Cómo? A través de la consagración a su Inmaculado Corazón, el lugar más seguro de los ataques del maligno, y al que invitas a personas, familias y parroquias a acercarse.

Medjugorje: Mensaje, 25 de Octubre de 1988 a la vidente Marija –

Fuente: lalucedimaria

“¡Queridos hijos! Los invito a vivir diariamente los mensajes que Yo les doy, especialmente, queridos hijos, porque deseo acercarlos más al Corazón de Jesús. Queridos hijos, hoy los invito a la oración dirigida a mi queridos Hijo Jesús, a fin de que cada uno de sus corazones sean de El y además los invito a consagrarse a mi Corazón Inmaculado. Deseo que ustedes se consagren personalmente, como familias y como parroquias, de tal modo que todos ustedes le pertenezcan a Dios a través de mis manos. Por tanto, queridos hijitos, oren para que ustedes puedan comprender la grandeza de este mensaje que les doy. Yo no quiero nada para mí, sino todo por la salvación de sus almas. Satanás es fuerte y, por tanto, queridos hijitos, ustedes, por medio de la oración constante, apriétense fuertemente a mi corazón maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

Reflexión sobre el mensaje de Medjugorje

El Inmaculado Corazón de María es el lugar donde Satanás no puede hacer nada, por eso la Reina de la Paz en Medjugorje nos invita a consagrarnos a ella para que ella pueda protegernos. Sobre todo para proteger nuestra alma, el bien más precioso: “Yo no quiero nada para mí, sino todo por la salvación de sus almas”. Después de todo, lo que hace una Madre es proteger a sus hijos de los peligros.

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí