Las dos oraciones revelaron a los santos que Dios siempre escucha

La oración, ya sea del corazón o transmitida por la Iglesia, es siempre acogida por Dios. Pero, ¿cuáles son las dos oraciones que Dios siempre escucha?

La oración es el alimento de nuestra alma que, como una planta, necesita ser alimentada por el amor de Dios.

Partiendo del Padre Nuestro que Jesús nos enseñó, del Ave María y del Rosario que tantas veces nos ha recomendado la Virgen, hay muchas formas y hábitos para tener una vida intensa de oración y muchas son las oraciones que nos enseña la Iglesia Católica, por no hables de la oración del corazón que Dios aprecia mucho.

Cada oración es escuchada, y Dios nunca rechaza nuestra sincera solicitud de ayuda, aunque la dispone para nuestro verdadero bien y de acuerdo con su inescrutable voluntad.

¿Cuáles son las dos oraciones para obtener una gracia que Dios siempre escucha?

Entre todas las que la Iglesia nos hace a conocer a través de la vida de los santos, hay dos oraciones que Jesús reveló a dos importantes santos como particularmente queridos en su Corazón.

1. La Coronilla de la Divina Misericordia

Jesús enseñó a santa Faustina Kowalska la oración de la Coronilla a la Divina Misericordia

Para rezar la Coronilla de la Divina Misericordia, se utiliza un Rosario común de cinco decenas.

  1. Empezar con un padrenuestro, un avemaría y el credo.
  2. Al comenzar cada decena, en las cuentas grandes del padrenuestro, decir (una vez):

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo,
la Sangre, el Alma y la Divinidad
de Tu Amadísimo Hijo,
nuestro Señor Jesucristo,
como propiciación de nuestros
pecados y los del mundo entero.”

  1. En las cuentas pequeñas del Ave María, decir (diez veces):

“Por Su dolorosa Pasión,
ten misericordia de nosotros
y del mundo entero.”

  1. Al acabar las cinco decenas de la Coronilla de la Divina Misericordia, se repite tres veces:

“Santo Dios, Santo Fuerte,
Santo Inmortal, ten piedad de
nosotros y del mundo entero.”

  1. Oración final:

“Oh Sangre y agua que brotaste del Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros,  en Ti confío.

2. Oración a la Sagrada Llaga del Hombro de Jesús

San Bernardo de Chiaravalle preguntó a Jesús cuales dolores sufrió en su Pasión, y que cosas de ella era desconocida por los hombres.

Jesús le respondió: “Tenía una llaga profunda en el hombro sobre el que cargué mi pesada cruz; esa llaga era la mas dolorosa de todas. Los hombres no la conocen. Recen en recuerdo de mi amor en esta llaga y haré todo lo que pidan por ella…

Oración

Oh amado Jesús, manso Cordero de Dios, a pesar de ser yo una criatura miserable y pecadora, te adoro y venero la llaga causada por el peso de vuestra cruz que abriendo vuestras carnes desnudo los huesos de vuestro hombro sagrado y de la cual vuestra Madre Dolorosa tanto se compadeció. También yo, oh carísimo Jesús, me compadezco de Vos y desde el fondo de mi corazón te glorifico y te agradezco por esta llaga dolorosa de vuestro hombro en la que quisiste cargar vuestra cruz por mi salvación. Ah! por los sufrimientos que padeciste y que aumentaron el enorme peso de vuestra cruz, ruegote con mucha humildad, ten piedad de mi pobre criatura pecadora, perdonad mis pecados y conducidme al cielo por el camino de la cruz.

Se rezan siete Ave Maria y se agrega:

Madre santísima imprime en mi corazón las llagas de Jesús Cristo crucificado… (Indulgencia de 300 días)
Oh dulcísimo Jesús, no seas mi juez si mi salvador… (Indulgencia de 100 días)

Puede interesarte -> Oración corta contra los malos pensamientos y malas oportunidades

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí