¿El diablo puede aparecer como un ser humano?

El P. Eduardo Hayen, director del semanario Presencia de la diócesis mexicana de Ciudad Juárez, y el P. José Antonio Fortea responden a la pregunta de si un demonio puede aparecer con un cuerpo humano.

“Los demonios son inmateriales, no tienen cuerpo”, respondió el P. Hayen en su cuenta de Twitter el 13 de agosto.

Sin embargo, precisó, “por permisión divina y con límites puestos por Dios pueden aparecer ante los hombres tomando la forma de engendros monstruosos, animales, hombres oscuros o gnomos. Los padres del desierto y algunos santos tuvieron esta vivencia”.

El sacerdote dijo además que los demonios no pueden decidir qué apariencia tendrían.

“Los demonios no pueden tomar la forma que ellos quisieran. Podrían hacerlo pero Dios no lo permite por la confusión que se generaría en el mundo”, resaltó.

“También pueden tener influjos en los cuerpos de las personas, por ejemplo provocando enfermedades o golpes. Sin duda la peor forma de su acción extraordinaria es la posesión del cuerpo de una persona”, concluyó el P. Hayen.

SATANA diablo

La posesión demoniaca es una situación que requiere la ayuda de un sacerdote exorcista.

El P. Fortea y la Summa Demoniaca

En su libro Summa Demoniaca, el famoso teólogo español José Antonio Fortea explica que efectivamente “los demonios no tienen una forma visible determinada, su forma es inmaterial. Por lo tanto si se manifiestan de forma visible podrían adoptar cualquier forma que desearan”.

“Cualquier forma por bella que fuera, humana o angélica, entra dentro de la capacidad de su poder. Podrían aparecerse con la forma de un sacerdote conocido, de nuestro confesor, del Santo Padre. Como es lógico tal situación crearía una inseguridad total, así que Dios no lo permite”, resalta el experto en demonología.

En ese sentido, prosigue el sacerdote español, “Dios, mirando nuestro bien, no solo no les permite este tipo de apariciones tan sumamente engañosas, sino que ni siquiera les permite aparecerse de cualquier manera, sino solo en ciertos modos determinados”.

Esto, explicó, sirve “para que así nos quede claro a nosotros, que somos como niños al lado de ellos, el carácter maléfico del que se aparece”.

“Y así Dios solo les permite aparecerse como sombras que se mueven, como engendros monstruosos, como hombres pequeños de color muy negro”, señala el teólogo español, experto en demonología.

¿El diablo es una serpiente o un dragón?

El P. Fortea explica también que “cuando decimos que Satán es un dragón o una serpiente lo que queremos decir es que tiene el carácter monstruoso, fiero, venenoso y astuto de esos seres”.

Sin embargo, precisa el experto en demonología, “en ningún caso que tenga esa forma visual, ya que sigue siendo un bellísimo ángel en su naturaleza, aunque repugnante en su aspecto moral”.

“La deformación él la ha sufrido sólo en su persona, pero no en su naturaleza. Su ser personal se ha deformado, pero su naturaleza permanece y permanecerá intacta haga lo que haga”, continuó.

El P. Fortea remarca finalmente que “dado que ambas cosas son inseparables, él auténticamente es un monstruo, un ser deforme, alguien que produce repugnancia y aversión”.

Publicado por AciPrensa

Puede interesarte ->  Oración a la Asunción de María por la fe y la esperanza

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí