El momento de la Santa Misa más temido por el Diablo

Al constatar la presencia de seres maléficos, se podrían definir tres intercesores necesarios: el Espíritu Santo, el nombre de Jesús y María Santísima. Siguiendo el orden celestial, son ciertamente intercesores valiosos los arcángeles y ángeles, que siempre intervienen con sus legiones en la lucha contra el maligno, solo hay que recordar el libro del Apocalipsis, donde se relata una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles contra Satanás y sus ángeles rebeldes, que fueron derrotados por el arcángel y precipitados al infierno. Se habla con frecuencia de san Benito como patrono de los exorcistas, cuando, en realidad no está probado históricamente que el Papa Honorio III los hubiera nombrado tal, a partir del momento en que no hay un patrono oficial, nosotros lo invocamos, pues con certeza, era muy fuerte en la lucha contra el demonio. San Benito era monje, tal vez sacerdote, por cierto, no era exorcista, pero se le identificaba de tal forma pues en varias ocasiones expulsaba al demonio, tu medalla tiene particularmente una notable eficacia, conteniendo muchas frases contra el maligno. Todo exorcista invoca a aquellos santos de los cuales es personalmente más devoto, o es más devota la persona que es exorcizada; por lo cual, se puede decir que no existen santos que tengan una fuerza especial contra el demonio, ya que por ser santos la poseen, pero nosotros invocamos a los que somos más devotos. Lo que tenemos que tener en cuenta siempre es que la Biblia nunca nos enseñó a temer al diablo, pues nos asegura que podemos y debemos resistirlo… firmes en la fe. Por otra parte, la Biblia nos dice que debemos temer al pecado, siendo que todos los santos lo combatieron, al combatir el pecado, se combate el demonio, Pablo VI decía que “Todo lo que nos defiende del pecado, nos defiende de Satanás”. Solamente debemos temer a no estar en la gracia de Dios, es decir debemos confesarnos, participar de la misa, recibir la comunión, además hacer adoración eucarística y rezar, especialmente con los salmos y el rosario, esto entre otros, son los mejores remedios contra la actividad extraordinaria del demonio “si permanecemos en la gracia de Dios, estamos blindados”. San Juan Crisóstomo, afirma que el demonio, a su pesar, es un santificador de las almas, porque al estar interesado en poseer almas, es decir, hacerlas caer en pecado, pero como vimos y vemos en los santos, en última instancia solo obtiene santificar.

¿Cuál es el momento de la Santa Misa más temido por los demonios y por qué?

El momento de la Santa Misa más temido por los demonios, es cuando el sacerdote eleva al cielo el pan y el vino. Os explicamos los motivos.

El ruego eucarístico, que se celebra en ese momento,, cuando mira hacia el otro y, luego, doblándose, apoya los antebrazos sobre el altar, coloca el Cuerpo y la Sangre de Cristo vivo en el Eucarestia, de que nosotros nos alimentaremos a breve; Imagínate, por lo tanto, cuál es el poder de este misterio/milagro, que pasa bajo nuestros ojos y que se renueva con cada celebración.
Cristo vivo viene a habitar en nosotros, que tomamos la Comunión, y las partículas consagradas se convierten en un signo de la victoria de la vida sobre la muerte.

Frente a todo esto, Satanás y sus seguidores siempre tienen una reacción violenta: no pueden soportar estar en la presencia de Cristo, tienen que irse. Por eso los oprimidos, o incluso los poseídos, no pueden hacer la Comunión y permanecer serenos durante la celebración eucarística.

Puede interesarte -> Medjugorje: la Viergen salvó esta niña del aborto

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí