¿Quieres ser un buen padrino de Bautizo y Confirmación? Sigue estos consejos

Con motivo de la Fiesta de Todos los Santos, celebrada por la Iglesia el 1 de noviembre, el P. Roger J. Landry, un sacerdote de la Diócesis de Fall River y capellán nacional de Catholic Voices USA, llamó a recordar el valor e importancia de los padrinos como guías hacia la santidad.

En un reciente artículo publicado en National Catholic Register, el P. Landry recordó que además de los santos canonizados por la Iglesia Católica, a quienes se conmemora en el Día de Todos los Santos, existen los “santos de al lado”, que como dijo el Papa Francisco, son todas las personas “que, con sencillez, responden al mal con el bien, tienen el valor de amar a los enemigos y orar por ellos”.

bautismo fuera de la Iglesia Católica

El sacerdote señaló que pese a que los padrinos deberían ser “santos de al lado”, en algunas partes del mundo como en Sicilia (Italia), las diócesis han retirado o pedido retirar la figura de los padrinos, pues ya no cumplen con su rol. Un ejemplo es la Arquidiócesis de Catania, cuyo arzobispo prohibió los padrinos de Bautizo y Confirmación por tres años.

También, la Diócesis de Mazara del Vallo, en Sicilia, implementará una prohibición similar en enero; y la Diócesis de Acireale dispuso que los padrinos fueran opcionales y exigió a los candidatos jurar que son creyentes y no miembros de la mafia. Además, desde 2014, la Arquidiócesis de Reggio Calabria presiona al Papa para prohibir a los padrinos por 10 años.

Dijo que, en un artículo de The New York Times, se explica que la figura del padrino en Sicilia se había convertido en una “especie de cumplimiento formal o costumbre social”, donde los nominados no solo no estaban calificados por no practicar la fe católica; sino que su rol estaba siendo muy “manipulado por mafiosos para solidificar lazos de lealtad”.

El P. Landry explicó que parte del problema es la cultura de las “mafias del sur de Italia y Sicilia, donde el papel del padrino puede tener menos semejanza con el derecho canónico y más con la representación de Francis Coppola”, director de la película “El Padrino”.

Además, precisó que el vicario general de la Arquidiócesis de Catania explicó que la prohibición busca “catalizar una conversión de la cultura general con respecto a los padrinos”. “Esperamos que las cosas cambien, y quien esté a punto de convertirse en padrino o madrina realmente lo hará pues tiene la intención de ser testigo del camino de la fe”, dijo el vicario.

El P. Landry advirtió que en todo el mundo la mayoría de los padrinos ya no cumplen el rol definido en el Catecismo, ni en el Derecho Canónico. En ese sentido, animó a recordar que la función de los padrinos “es ayudar a sus ahijados a convertirse en los santos que el Bautismo les llama a ser y guiarlos fielmente en la peregrinación a la Jerusalén celestial”. 

La Iglesia enseña que los padrinos deben ser “creyentes firmes, capaces y dispuestos a ayudar a los recién bautizados, niños o adultos, en el camino de la vida cristiana”; tener “una vida de fe acorde con la función a asumir” y así ayudar al ahijado “a llevar una vida cristiana acorde con el Bautismo y cumplir fielmente las obligaciones que le son inherentes”, dijo.

En la Iglesia primitiva, en especial en la era de las persecuciones, los padrinos “eran cristianos devotos que daban fe de la fe de los adultos que se presentaban ante el obispo para el Bautismo, y asumían la responsabilidad de acompañarlos en su preparación y vida después del Bautismo”. En el Bautismo de niños, los padrinos rechazaban a Satanás, hacían la profesión de fe en nombre de sus ahijados y asumían la responsabilidad de “co-padres” de hacer crecer a los niños en la fe. 

Hoy un padrino o madrina debe ser católico, tener al menos 16 años, no debe ser la madre o el padre del niño, debe haber recibido el Bautismo, Confesión, Confirmación y Eucaristía, y además, vivir por la fe y no estar excomulgado, ni bajo otras penas canónicas. 

Se requiere un padrino o madrina “en la medida de lo posible”, de ahí la posibilidad de suspenderlos, y pueden ser dos para el Bautismo, pero deben ser de sexos diferentes. La responsabilidad de criar a los hijos en caso de que una tragedia afecte a ambos padres “nunca ha sido legalmente” rol de los padrinos, pero los padres pueden estipularlo en su testamento.

Debido a que los padrinos no reciben un título honorífico, sino un cargo eclesiástico con responsabilidades importantes, los sacerdotes tienen el deber de verificar que estén calificados. Para el P. Landry, algo muy frustrante para el ministerio de un sacerdote “es tener que lidiar con personas manifiestamente no aptas e impenitentes candidatos para el cargo”. 

Explicó que suele pasar que a los que se les pide ser padrinos “no han practicado la fe en años”, algunos “nunca asisten a Misa” y “no han hecho los sacramentos de iniciación. Otros se han casado fuera de la Iglesia, conviven, participan en estilos de vida del mismo sexo o transgénero, trabajan para la industria del aborto, clínicas de fertilización in vitro o trabajan como traficantes de drogas, proxenetas, prostitutas u otro trabajo incompatible con la fe”. 

Pese a ello, los candidatos acuden a los sacerdotes buscando certificados que los hagan aptos para ser padrinos. Ante ello, los presbíteros aprovechan la ocasión para invitarlos a la conversión, “regularizar sus situaciones y desarrollar los hábitos esperados de todo buen católico, para que, lo antes posible, sea digno de recibir un certificado y cumplir la labor de padrino”.

El P. Landry lamentó que muchos rechazan y “se indignan de que un sacerdote no mienta y les dé el equivalente a una carta de recomendación que acredite que la persona es un católico practicante, ejemplar y plenamente iniciado […] se sienten juzgados y considerados deficientes”. Otros buscan certificaciones falsas y ello “sólo causa mayor confusión y priva al niño de un tutor valioso en su camino de fe”. 

Sin embargo, también dijo que hay muchas situaciones donde los padres buscan que los padrinos de sus hijos sean “católicos fervorosos y de buena reputación”, que piden “humildemente consejos sobre cómo cumplir bien con sus deberes”. Pensando en ellos, El P. Landry ofreció estos consejos prácticos para ser un buen padrino:

1. Recordó que lo obvio es que los padrinos vivan la fe con integridad, recen por sus ahijados todos los días y permanezcan involucrados en sus vidas.

2. Llamó a tomar una foto del Bautismo, enmarcarla y “tratar de que esté en la habitación de su ahijado, para que el niño pueda recordar más fácil el día más importante de su vida”. 

3. Dijo que si tienen pensado dar un regalo anual a su ahijado, “no lo hagan en Navidad o en el cumpleaños del niño, sino en el aniversario del Bautismo, para que a medida que el niño crezca, pueda recordar y esperar esa fecha”.

4. Animó a “celebrar ese aniversario de una manera especial”. Sugirió llevar al niño a tomar un helado o una comida, ver juntos el video del Bautismo, encender la vela bautismal y rezar junto al ahijado y bendecirse con agua bendita. 

5. Llamó a “acompañar al niño de cerca cuando llegue a la adolescencia y la universidad”. Explicó que en esa etapa, ellos pueden “verse tentados a rebelarse contra los padres” o seguir el camino de la mayoría, como no ir a Misa, o no vivir según la fe católica y la moral. “En una coyuntura tan crítica de la vida, una persona joven necesita esa orientación y más los jóvenes de 16 años”, dijo.

Finalmente, el P. Landry recordó que “Jesús afirma que los más grandes en su reino son aquellos que viven según sus mandamientos y enseñan a otros a hacer lo mismo” y aseguró que “los padrinos tienen la oportunidad de llegar a ser verdaderamente grandes de esta manera”. 

Recemos “para que Dios recompense a nuestros padrinos vivos o fallecidos; para renovar nuestro compromiso a la santificación de nuestros propios ahijados, dondequiera que se encuentren en su camino; y para pedir al Señor que se apresure a renovar el entendimiento y la fiel práctica de este importante oficio en la Iglesia”, concluyó.

Fuente: aciprensa.com

Puede interesarte -> Joven en situación de discapacidad abusada queda embarazada | Pero es extraordinario como la vida vence al mal

Cuenta Instagram de la Luz de Maria -> Aquí